Salieri viaja a China

Salieri viaja a China

Shanzai. El arte de la falsificación y la deconstrucción en China

Byung-Chul Han

Caja Negra

96 pp.

 

--

Para esta reseña usamos celulares:

HiPhone, Blockberry, Suny Ericssun, Nckia, Panascanic, Samsing y Nokir.

Nos vestimos en: Cnanel, Anmani, Cairtier, Kine, Nokir, Fuma, Adimas, Adidos, Kuma, Pima.

Nuestro catering es de: OFC, Mc Mcdonals, Wengdy ´s y Starfucks.

 

Manifiesto Shanzhai

Shanzhai no es una copia solapada del original.

Shanzhai  juega expresamente con el original.

Shanzhai es flexible.

Shanzhai es lúdico.

Shanzhai aprovecha la potencialidad de la situación.

Shanzhai construye algo nuevo.

Shanzhai es creativo.

Shanzhai está a la moda.

Shanzhai es des-creación.

Shanzhai reivindica la diferencia transformadora.

Shanzhai es el diferir activo y activador; frente al ser, frente al camino.

Shanzhai es anarquí­a.

Shanzhai manifiesta el genuino espí­ritu chino.

Shanzhai lo atraviesa todo.

 

En Shanzhai. El arte de la falsificación y la deconstrucción en China, editado por Caja Negra en 2017, el filósofo surcoreano Byung-Chul Han describe, a través de cinco ensayos breves, las diferencias –básicamente culturales– con que China y Occidente definen las nociones de original (Zhenji), y copia (Fuzhi). Han plantea que, desde sus comienzos, el pensamiento chino rompe con la idea de Ser y Esencia y es deconstructivo. El original, que para Occidente supone un comienzo en sentido estricto, es para los chinos casi un sinsentido. Para ellos, la creación es un discurrir, donde no hay clausuras ni absolutos, un proceso infinito de identidad variable y de transformación que no termina. La obra, entonces, está en constante mutación y fluye como la vida. Muere y vuelve a nacer, tiene sus ciclos: la obra no copia la naturaleza si no que se comporta como tal.

Esta banalización de la idea de original de Occidente, donde la obra es portadora de una identidad invariable, irrepetible, intocable, ubica a su contraparte copia, en el terreno de lo lúdico. Ahí­ donde la tensión que existe para Occidente en torno a la dupla original-copia se desdibuja, se inscribe Shanzhai, el neologismo que usan los chinos para Fake, un movimiento cultural, económico y social que lo atraviesa todo.

Así­, Shanzhai es también un acto subversivo contra la representación y el consumo, dice Han, porque además, la idea de un autor individual y genial que domina en Occidente, para los chinos no existe, los productos culturales en China tienen un origen colectivo. De ahí­ que, algunos clásicos chinos como Sueño en el pabellón rojo, escrito en el siglo XVIII, o Romance de los tres reinos del siglo XIV, tengan infinidad de versiones, algunas más apegadas al original y otras donde la historia termina convirtiéndose en otra cosa.

"En China la transformación continuada está instaurada como método de creación y creatividad, con un efecto paródico y subversivo frente a los monopolios, el poder económico y la representación." (Byung-Chul Han)

Sin ninguna carga moral, los chinos parten de una producción que ya existe y crean algo completamente nuevo, a veces incluso mejor. Los mismos modos de producción capitalistas crean nuevos productos con marcas como HiPhone, Suny Ericssun, Blockberry, Panascanic o Nckia, fabricados con las mismas materias primas pero a mitad del precio. Los productos Shanzhai, dice Han, reivindican la diferencia. La copia es total y manifiesta en todo: desde un par de zapatillas Adidos, la falsificación de productos de electrónica, hasta la creación de una nueva saga inspirada en Harry Potter.

Habrá que preguntarse si esta mutación, que arrancó siendo evidente en los modos de producción hasta convertirse en un concepto artí­stico, puede generar en el futuro cercano mutaciones polí­ticas, ¿qué será del comunismo chino "shanzhainisado"?; o mejor, ¿podremos en Occidente visualizar qué tan "shanzhainisado" ya está el comunismo chino? Si es como dice Han, un concepto que acompaña y forma de alguna manera el pensamiento chino desde sus orí­genes, ¿podemos entender China y Oriente sin acercarnos a conceptos como este, que ponen en cuestión las bases mismas del pensamiento occidental sin ser prejuiciosos? Libros como Shanzhai… nos ayudan a salir de nuestra cosmovisión para entender que no es la única y poder pensar no "al otro" sino, "desde el otro".