La sombra nazi

La sombra nazi

La canción de las sombras

John Connolly

Tusquets

444 páginas

 

--           

 Connolly escribió más de una docena de novelas policiales protagonizadas por el detective Charlie Parker. Connolly conoce el género y lo maneja casi a su antojo. Con un estilo seco pero elegante y con un claro dominio de los vericuetos de una trama narrativa, sabe construir el rompecabezas de modo tal que suceda lo que sucede en cualquier historia policial: el lector se deja llevar por el anzuelo de una historia que finaliza en la revelación sorpresiva pero no inesperada de otra historia que está ahí­ nomás, en la misma superficie de la lectura.

La canción de las sombras, otra entrega de la misma serie, cumple con todos los requisitos del caso. Hay una muerte dudosa. Y a partir de ese enigma, se teje una maraña compleja que logra unir dos destinos diferentes: las peripecias de la delincuencia en un perdido estado de la unión con los atroces acontecimientos del nazismo en la segunda gran guerra. Y Connolly visita unos cuantos tópicos del género: el marginal investigador privado enfrentado a la centralidad de la institución policial; la relación entre los crí­menes presentes con los crí­menes del pasado; el detective como una figura ética movida por pasiones ajenas al dinero y al prestigio; la maldad más abyecta camuflada en la inocencia menos sospechosa. Lo curioso no es que nuestro autor vuelva una vez más a reescribir estos tópicos. Lo curioso, en todo caso, es que lo haga con mano de artesano y por eso mismo, con un entusiasmo envidiable, escapándole a la parodia posmoderna (a esta altura, un comodí­n con sabor a naftalina) o a la nostalgia remilgada.

Sin embargo, esta novela, además de ser una extraordinaria aventura policial, sumamente entretenida y sabrosa, es una novela polí­tica. O en todo caso, la anécdota narrativa da pie a una reflexión: el mal del pasado de occidente es reconocido y perseguido porque el mismo occidente no es capaz de perseguir y reconocer el mal del presente. Promedindo la novela, un viejo nazi lo dice sin pelos en la lengua: "Es más fácil atormentarnos que intentar deshacer los nudos del monstruoso comportamiento humano que se ve todos los dí­as".

 

Esta reseña fue publicada en el suplemento literario del Diario Perfil.