#03 LA COPIA / Reseña

Literatura y exilio

Literatura y exilio

Para el lector argentino — "promedio" y no tanto—, este libro tiene una virtud indudable: presenta a una serie de autores muy poco conocidos y suscita de inmediato la urgencia de ir a leerlos.

En la cancha se ven las yeguas

En la cancha se ven las yeguas

Los cuentos son distintos entre sí­, en estilo, en aquello que relatan, aunque todos confluyen en el campo de juego. Y nos abren espacios hacia la fantasí­a de jugar con Mascherano, hacia lo catártico del juego, hacia cómo las redes sociales interactúan con nuestros relatos, los mistifican, o los vuelven parte de una bola de nieve interminable, descontrolada.

Seis cuentos que te llegan al alma y te dejan pensando

Seis cuentos que te llegan al alma y te dejan pensando

A pesar de tener ese tí­tulo, el libro demuestra que la autora puso su mente al servicio de poner luz en determinadas áreas en sus cuentos.

Una magistral colección de cuentos

Una magistral colección de cuentos

Guastavino escribe una colección de relatos de una factura impecable en los que, además, se percibe una poética narrativa propia.

Salieri viaja a China

Salieri viaja a China

Han plantea que, desde sus comienzos, el pensamiento chino rompe con la idea de Ser y Esencia y es deconstructivo. El original, que para Occidente supone un comienzo en sentido estricto, es para los chinos casi un sinsentido.

La sombra nazi

La sombra nazi

Con un estilo seco pero elegante y con un claro dominio de los vericuetos de una trama narrativa, sabe construir el rompecabezas de modo tal que suceda lo que sucede en cualquier historia policial: el lector se deja llevar por el anzuelo de una historia que finaliza en la revelación sorpresiva pero no inesperada de otra historia que está ahí­ nomás, en la misma superficie de la lectura.

Otros sexos

Otros sexos

Elsa Drucaroff escribe un libro de reflexión teórica que se suma con pertinencia dentro de esa tradición. Parte de un texto concreto, un notable cuento de Julio Cortázar, Las puertas del cielo. Pero no se detiene en lo formidable de su factura, que da por descontada.