Fantasmas

Fantasmas

La ciudad de los Césares
Carlos Gardini
Letra Sudaca 

2013
196 pp.
 

"Vine aquí­ a ser un fantasma" sostiene uno de los personajes de Carlos Gardini. Y de fantasmas están hechos los siete cuentos que conforman La ciudad de los Césares esta recopilación que en 2013 realizó la editorial marplatense Letra Sudaca de uno de los escritores más destacados y reconocidos de la escena de lo fantástico.

Tenemos la costumbre de hablar de fantasmas al referirnos a los muertos, a aquellos que han abandonado este mundo y tienen cuentas pendientes por lo que siguen vagando para poder cumplir la misión que tení­an encomendada. Pero para Gardini no hay diferencia entre vivos y muertos a la hora de convertirse en una aparición, la única condición es deberle algo a la vida.

Como partes de un mismo rompecabezas, las historias que se cuentan en este volumen nos llevan al dolor, a la pérdida, a la necesidad de cerrar cí­rculos y saldar deudas pendientes para poder vivir o morir —o volver a morir— en paz. Para seguir con el viaje que tenemos pactado desde el inicio de los tiempos.

Como elemento fundante y permanente en estos textos encontramos el agua. Los personajes que transitan por las palabras de Gardini viven estas historias con el agua como acompañante permanente en esta búsqueda de sanación. No importa si es el mar más grande, o el rí­o de los muertos. Da igual si es el agua cálida del Mediterráneo o las olas furiosas del sur argentino. Si la lucha es contra uno mismo o contra una potencia (en ambos casos con la misma desigualdad de fuerzas). El agua acompaña, horada, sana y destruye con la misma pasión, con la misma tranquilidad y belleza.

Personajes completamente humanos más allá de las caracterí­sticas que los identifican y las vivencias que cada uno deberá transitar, son construidos por el autor como si de un artesano se tratara. Con la precisión del orfebre que pone el detalle justo para que esa obra sea única e inolvidable. Historias que trascienden lo fantástico y se vuelven casi cotidianas porque el dolor y las deudas pendientes nos acompañan a todos.