Lucí­a Sidelnik

Lucí­a Sidelnik

Cerrando el número dedicado a Diana Bellessi, te presentamos a la artista que estuvo a cargo de la ilustración.

La curva del tiempo

La curva del tiempo

Y vamos cerrando este número dedicado a Diana con este bellí­simo poema inédito que nos cedió. No podemos más que estar agradecides por sostener este espacio y ganarnos un premio como este.

Conversación

Conversación

Vuelvo a las conversaciones viejas, porque Diana es de esa gente a la que he escuchado con más atención en la vida. Sin embargo, ahora que vivo tan lejos y corro de casa a un taller y de ahí­ a la escuela de mi hija o a llenar formularios en la computadora y después a otro taller, cuando me invitaron a escribir sobre ella, no encontraba por dónde empezar.

Lenguaje que fermenta

Lenguaje que fermenta

Leer estos poemas es como perderse en el mecanismo del lenguaje, sin que esto nos deje fuera de los sentidos que este mecanismo pone en marcha, porque ¿se puede despegar el mecanismo del sentido?

Irme a otra parte, en la poesí­a

Irme a otra parte, en la poesí­a

Pasos de baile, de Diana Bellessi (Adriana Hidalgo Editora, 2014) arranca con una imagen de la muerte. La muerte subida al hombro del poeta, conviviendo con él. La muerte como el miedo al final de algún otro, que nos asalta –lo sabremos promediando el libro- que nos deja sin ellos, no importa cuál fuera la naturaleza de ese lazo afectivo. La muerte que aletea cerca, a medio metro.

El espacio del tiempo infinito

El espacio del tiempo infinito

Sucede todo aquello que pensamos. Toda vez que pensamos algo, eso sucede y, por lo tanto, es. Podrí­amos entonces prescindir del verbo "ser". Tiempo y espacio son infinitos. No hay lugar ni tiempo que no sea. No hay nada que pueda no ser. ¿Quién inventó el verbo "ser"?

Y un rayo atravesó mi corazón

Y un rayo atravesó mi corazón

A finales de 2019 ya todo parecí­a más hermoso porque nos dimos el lujo de charlar con Diana. Este es el resultado de ese encuentro, un texto en el que Marcos seleccionó los momentos preciosos y nos compartió sus reflexiones profundas sobre qué significa ser Diana Bellessi o cómo es el uso poético del lenguaje.

La poesí­a como vehí­culo para contar peripecias de una historia

La poesí­a como vehí­culo para contar peripecias de una historia

Si tenemos en cuenta algunas de las discusiones contemporáneas del género (el verso blanco o libre, la búsqueda deliberada de un ritmo prosí­stico, la puesta en cuestión de la metáfora como exclusivo tropo retórico, etcétera), la apuesta estética de la narrativa en verso se convierte en algo más original e inquietante: ¿qué razones tendrí­amos hoy por hoy para contar una historia en verso?

Mi poeta favorita del mundo mundial

Mi poeta favorita del mundo mundial

Tengo la suerte de aprender a diario de la grandeza y sabidurí­a de Diana, de ese don enorme que tiene para mandarme a leer justo lo que me va a servir en determinado momento para determinado texto o determinada situación. Y disfruto como loca de cada encuentro donde piensa y me hace pensar sobre mi propia escritura y lo que puede significar o no la suya (aún hoy que hace años que no superviso mi producción con ella).

Lo cotidiano de modo sutil

Lo cotidiano de modo sutil

Separado o unido en La enseñanza silenciosa y La enseñanza del oro, Variaciones de la luz rodea lo cotidiando de modo filosófico, terrenal, sutil. Ocurren en estos versos de Bellessi todos los pájaros, o el Mirlo de Wallace Stevens, ocurren y se emparentan con un yuyito mientras Talita Kumi reencarna en una perra perezosa, amable y pura.

El sueño traducido de la amistad

El sueño traducido de la amistad

Gemelas del sueño/ The twins, the dream cuya primera edición bilingí¼e para América Latina y España, fuera publicada en septiembre de 1998 e impresa en Colombia por Editorial Norma, tiene como caracterí­stica principal que estas dos magnificas autoras hayan traducido las obras de cada una como un medio para acortar distancias lingí¼í­sticas y a su vez fomentar el diálogo intercultural, y tuvo como puntapié inicial que íšrsula K. Le Guin y Diana Bellessi compartieran el mismo amor por la poética y la naturaleza, así­ como la amistad que fue creciendo entre ellas.

Diana y una cartita de amor

Diana y una cartita de amor

Recuerdo los estantes blancos, pelados, y la pila de libros que esperaban a su alrededor. La mesa de madera, reluciente. Los grandes ventanales que daban al jardí­n --el jardí­n de Diana. El mate. Su manera afectuosa de tratarme, de acariciar mi mano, el pañuelo de colores anudado a la muñeca que yo llevaba por aquel entonces, ya que era un muchacho joven y me gustaban esas cosas. No recuerdo los detalles de nuestra conversación.

Artículos Anteriores > < Artículos Recientes