#03 Bodoc / Reseña

El encuadre paterno

El encuadre paterno

Indagar en el padre es indagar en nosotros, como hijos, y al igual que La invención de la soledad, Fuera de cuadro divide en el papel dos secciones "Padre" e "Hijo". Y deja en evidencia que por más que nos diferenciemos (nos dividamos en otro capí­tulo) no podemos deshacernos de lo que hay en nosotros de nuestros ancestros

La liquida viscosidad del lenguaje

La liquida viscosidad del lenguaje

La novela está segmentada en tres partes: El libro de Juana, El libro de Andrea y El ojo y la flor. Y en principio estas partes ordenan narrativamente las peripecias de estas hermanas (Juana y Andrea) que viven en un mundo cercano y lejano al mismo tiempo: toda la acción transcurre en el Tigre, una localidad del conurbano bonaerense.

Hombres con derecho a engendrar

Hombres con derecho a engendrar

La trama, en una narración ágil, precisa y no del todo despojada, con una progresiva tensión, induce a múltiples pensamientos entre personajes que se dividen entre la continuidad o la extinción de la raza humana. El espacio y el tiempo son un futuro que opera como una parábola turbulenta donde las acciones de los protagonistas Cecilia y Martí­n, una pareja que concibe el amor como un sentimiento de otra época y el sexo, "un encuentro entre espermatozoides y el óvulo congelado", más que placer producen "dolores y molestias".

Mirar el mundo, con los ojos de Liliana

Mirar el mundo, con los ojos de Liliana

Liliana Bodoc invita al lector a mirar el mundo de maneras profundas. A entender las miradas de los otros, sin desprecio, ni prejuicios, comprensivamente. Porque a veces, las miradas más simples pueden cambiarte el mundo entero.

Sensatez amorosa

Sensatez amorosa

En El perro del peregrino (Alfaguara, 2013) Liliana Bodoc entreteje magistralmente la sensatez amorosa de quien puede ser considerado el personaje más relevante de la Historia Occidental, desde su pluma verosí­mil, emotiva y colmada de musicalidad poética.

Antes y después del viento

Antes y después del viento

En cada cuento de este libro, el lector es atravesado por la ficción a la vez que por la realidad que en forma de recuerdos se nos impone, porque es imposible no encontrar en cada uno de estos cuentos los vientos propios, los que nos dejaron dando vuelta como trompos y de los que salimos mareados y sin saber para qué lado agarrar.